Volaré porque tengo alas en el corazón. Porque el tiempo de agonía terminó. Porque el mar me canta libertad, y el viento me canta amor.

Libre Como Gaviota…Libre, y en mis alas van los hilos de la brisa que con el viento resbala. No tengo miedo, ni soledad, tengo mis sueños a conquistar.

Mis pies casi ni tocan las arenas de la playa, mi alma se eleva sobre nubes de algodón. Se han curado mis heridas, y con mi vuelo voy desafiando al dolor.

Atrás ha quedado un puerto vacío, y lágrimas amargas que se tragó la arena del olvido. Mis ojos miran hacia otros horizontes, y mi corazón se sacude las arenas movedizas que mancharon su vestido.

Volaré porque me espera un universo de estrellas, cuando el día se apaga y la noche llega.
Libre como Gaviota…Libre, desplegaré mis alas,
sobre un mar que ruge y grita… ¡Libertad!
Tiempo de volar.

© Esperanza E. Vargas