Tus labios y los míos unidos en un beso eterno,
calmando la sed ardiente que los dos sentimos,
haciendo despertar a nuestros sentidos,
llevándonos en una vorágine unidos,
para amarnos con éxtasis y esa gran pasión.

Tus labios en mi boca,
tanto deseo en mí provocan,
encienden mis emociones,
y me llenas de ilusiones.

Me hundes en eterna felicidad,
con tus caricias torridas,
me llenas de un éxtasis total,
rítmicamente al compás del corazón.

Manjar de besos sublimes,
dulcemente saboreados,
en una perfecta unión de labios,
haciendo que te sienta tan solo mío.

© Cely Vargas
18 de enero de 2019
México