Se acerca la fecha ansiada,
Jesús vendrá ya pronto,
¿Cómo vamos a recibirlo?
En nuestra realidad es tan confuso.

Hay tristeza, hambre y abandono a nuestros hermanos,
niños abandonados, con sed de ternura,
viendo por doquier a la gente preparándose,
luces multicolores cegando sus tristes ojos .

Cuántos niños no tendrán regalos ni festejos,
la gente pasa aprisa sin voltearlos a ver,
sin saber que no tienen abrigo ni casa,
ni una mano amorosa que les dé de comer.

Insensibles preparamos estás festividades,
sólo adornando nuestro espacio familiar,
sin reflexionar que Jesús nos viene a amar,
y que amarnos unos a otros es la intención de las Navidades.

© Cely Vargas