Dicen que cuando esa persona te llega, se sabe.
Y también dicen que ni siquiera tienes que parar a preguntarte si lo es o no,
porque si existe un momento en el que te es necesario hacerlo,
significa que no lo es.
La pena es que me lo he tenido que preguntar con personas maravillosas.
Pero tú, habiendo llegado de la nada,
tan rápido y a la vez tan despacio,
has hecho que no tenga que preguntármelo.
Es que en la vida hay cosas que simplemente no se pueden explicar.
Hay gente que se la pasa intentando encontrar algo especial
entre las 7.229.916.048 de personas que hay en el mundo
y luego estoy yo, que soy afortunado por haberte encontrado
y que a día de hoy sigas aquí.
También dicen que la distancia es para los valientes,
pero tú haces que yo lo sea, ya que esa distancia “Es insignificante”,
y aunque no nos hayamos visto no es necesario para sentirte cerca.
Y porque el simple hecho de pararme a pensar y saber que existes,
es capaz de convertir mi problema más grande en un ataque de risa.
Desde lo más profundo del corazón, tenía que decirlo…
Sé que eres tú.