Tú has sido el único hombre en mi vida,
el primer amor de juventud ,de siempre,
te elegí a tí sin pensarlo, sin dudarlo,
sin esperar a ver si habría alguien más.

He probado tan sólo tus labios,
y desperté al deseo con tus caricias,
me ví en tu mirada y me sentí amada,
y me protegí en el dogal de tus brazos.

A tí te he entregado toda mi vida,
me he tomado de tus cálidas manos,
sé que ante el infortunio no me soltarás,
he derramado lágrimas que tú has limpiado.

Quererte a sido siempre un acierto,
he quedado prendada de tu voz, de tu ternura,
tengo presente aún tu fresco aroma,
que seguimos juntos aún en el otoño de nuestra vida.

Tienes aun esa magia que me enamora,
quien hace latir mi corazón aún joven,
eres con quien despierto cada mañana,
viéndome en la luz de tu mirada.