Así te he acogido
antes de ti, de mi
bajo la fascinación de un rayo divino
antes que nuestras manos
se tocasen
buscando
entrando dos veces dentro los ojos

Ya antes de vernos
nos reconoce la sombra
la espera
y fue caricia
luz extraordinaria

Así te tengo amor
al primer verso de una poesía inmensa
en el silencio
de esta plegaria

En la melodía del viento
cuando franquea mis ventanas

En las voces dentro
cuando se silencian en el sueño

Cuando a la primera alba
tu pensamiento
me abre los ojos