Hoy te recuerdo como siempre
Parece que los años no hayan pasado
Recuerdo tu sonrisa tierna
Y aquel bonito encuentro
En ese cálido verano

Recuerdo tu alegría
Y el amor eterno que nos juramos
Un amor profundo que duró tan poco
Porque los sueños se truncaron

Tu inesperada partida
Aquel noviembre sombrío
Apagó mi alegría
y acabo con todo mi ser
Quede muerta por dentro
¡Ya no soy la misma mujer!

Solo me consuela la presencia
De ese dulce y hermoso ser
El que con amor
En mis entrañas sembraste
Y no alcanzaste a conocer

¡Tu hijo!
Hoy lleva tú mismo nombre
¡Así lo bautice!