Sé que he llegado hasta aquí, por mi misma, sola.
En las huellas hundidas dejé algo que alguien recogerá.
No he sido muy ejemplar y a quien le importa?
Fui sincera, blasfema, violenta… nadie se acordará.
No viraré un paso por ti, estaría muy loca!
Quinientos cuarenta meses tendré y más desierto que andar.
Me aguantaré los pies molidos, las manos rotas.
Mastiqué la perfidia en tus labios… no me hizo tan mal.
Canto mis letanías a Marías y Diosas.
Reclamo mi tierra, mi vientre, los hijos que un día se irán.
Empeñé mi palabra y la voz en cada estrofa
te amé con el alma y la sangre… nada me duele más.

11/1/2015

© La Gabi Castillo