Mereces mi grito amigo,
tu vida siempre ayudar,
también das pan al mendigo,
eres íntegro y real.

Mayordomo en amistad,
el buen hermano mayor,
conjugando en el amor
y la solidaridad.

Eres ejemplo a seguir,
bellos versos en cadena,
van corriendo por tus venas,
cual pájaro colibrí.

¡ tantas madrugadas locas
mil gracias serian pocas !.

¡ Para poderte agradecer
cuanto aprendí junto a ti.

© María de los Ángeles Viangel García Martín