74aeb2539a554c7935d3e110291d406e (1)

¡Cómo te puedo retener
Ni tan siquiera te conozco
Pero más bien… sí te desconozco!
Cuándo girar miras a otras esquinas…
La vista se recrea en un color
Que no tiene razones ni esencias…

Tantas lunas han ido pasando
Sin llegar a ver un solo mirar
Y todavía siento un extrañar,
Que ni tiempo ha tenido
Para deleitar unas leves miradas,
Y ya el olvido se va acercando
Las tardanzas se mueven eternas
Contra las barreras del descuido.

Los meses pasando han ido
Volando alrededores en soledad,
Tanto tiempo ha pasado
Por los contornos del presente,
Experiencia de sentimientos
Rodeando un leve semblante,
Conjugando la agonía de la vanidad
Mientras las mañanas y las noches,
Perdían el sentido práctico
Divisando la contrariedad del a diario
Cuando las frases escritas se quedarán.

No te conozco y sí te desconozco
Y a pesar de todo te siento especial,
Al igual que una flor se recata
Si el sol posa su mirada en sus pétalos
Al rezongo que la aurora deja su estela,
Estando alejada de su recodo.

Distancias en reverso se acercan
Visitando un resquicio del no presente
Rescatándose tras el anteayer,
Las molduras que se desplegaron
Ya de recreo acercan sus visiones,
Partiendo esa compostura del desdecir
Sin compartimiento ni holguras
Recreos de invernadero se aíslan,
Más las verdades ajenas se descubren
Contándose los escalones y las apariencias,
Van abriendo las letras que se entretejen
Separando su caminar al enlazarse.

Palencia, sábado 19 marzo 2011.
Poema n.18/2011
©Mía Pemán