La rosa azul de belleza inmune
la fragancia de sentimientos exquisitos
entre tus pétalos nace la vida
de azules sueños, de amores inciertos.

¡Y me gusta contemplarte!
y abrazar estas horas de ausencia
en las perladas lágrimas de tus pétalos
como si por ellos…
se fueran escurriendo los secretos…

El amor como un puro sentimiento
también llora la luna cuando te busca
en esa memoria llena de sueños
por tu extraña presencia que vive dentro
de cada uno de mis pensamientos…

Acaricio el suave tacto de tu piel
y nunca siento la llaga de tu espina
así como al amor no se le ven defectos,
así como una madre, protegiendo a sus retoños.

Entre tus lágrimas florecen las horas
y quizás mueran las esperas
ahí donde la tierra te alimenta
a mi me devora y me espera…

Para ser rosa extraña en su mirada
para ser olvido y remordimiento
para ser risa borrada
y lágrima salada cayendo del cielo.

Así tan azul, tan tierna y misteriosa
se desvanecen mis horas
la luna destellos de intriga
en la noche de azul aroma
se desploma…

¡Y de niña soñé! que los imposibles
se convertirían en mis rosas azules
y seguí soñando para conocerte
y soñaré hasta que te fusiones en mis ojos.

Y sientas en tus lágrimas mis lágrimas
en tus deseos mis deseos
y beso con mis labios carmesí…
tu azul de vida y silencio.

Algún día una de tus lágrimas
será el llanto vertido de mi ausencia
y tú perduras en mi corazón y mis letras
como ese sueño anhelando el amor.

Quizás de mi niñez…sonrisa inmune en el mañana…

© María Luisa  Blanco