Déjame llevarte en los sueños,
déjame ahuyentar cabizbaja, sobre mi almohada, el miedo que me da perderte.

Déjame sentirte cada madrugada delante de mis pensamientos, atravesando el umbral de mi paz
y regando de besos cada molécula de mi piel.
Calma en mí, esta sed, que me causa el estar sin ti.

Quiero mirar a la luna,
contemplarla y ver tu nombre dibujado en cada estrella.Te prestas a mis sueños, regalándome momentos. Recuéstate a mi lado,
abrázame fuerte y siente cada uno
de los latidos de mi corazón reventando de amor.

Si al amanecer piensas marcharte, llévate contigo la mirada que has dejado clavada en mis ojos. Déjame solo en la retina la certeza que siento en su brillo y sentir aún despierta, que me amas con delirio.

¡Déjame llevarte en mis sueños,
que prometo cuidar siempre
de todo eso que es nuestro!.

© María de los Ángeles Viangel García Martín