Resumo tu amor
por cada poro de ésta piel,
por cada centímetro
de mi pequeño cuerpo.
Eres el laberinto
ese que nunca consigo
descubrir,
el paso de cebra que no
consigo cruzar.
Acaricias cada espacio
a solas,
cada rincón de mi soledad,
tienes el don de amarme
como jamás nadie
lo hizo y
sin embargo,
no puedo alcanzarte.
Porque vuelas a ras de
mis pensamientos,
de mis anhelos,
de mis deseos.
Tenerte dentro de
mi alma
es la sensación más
maravillosa,
pronunciar tu nombre
entre mis secos labios
y rozar el cielo, todo es uno.
Amor,
guardarte aquí en mi
pecho,
rondando mis madrugadas,
amor,
llamarte amor y
sentir palpitar el corazón,
notar como mi ser
se vuelve ardiente llama.
Me ha comentado
ésta noche la luna,
que sigues pensando en mí.

© María De Los Ángeles Viangel García Martín