Siempre buscando paz, entre los ruidos no puedo oírme, he vivido con grandes silencios, desde niña a muchas preguntas no obtuve respuestas y solo entre canciones queditas y cortas lecturas distraía el enjambre de gritos que alteraban mi sensibilidad, en mi semblante reflejo tranquilidad pero soy un avispero, no me gusta el ruido, amo la quietud y los silencios que cantan mis sentimientos y las palabras que recojo en mi camino para llevarlas a mis hojas y decir algo, alguna cosa…el tono de mi voz es bajo, odio gritar aunque lo hago muchas veces pues no escuchan en mi silencio lo que siento.
Busco en el mar y el aire a alguien que quiera escucharme de eso tengo hambre, los silencios y yo hablamos mucho aunque somos muy callados, ellos son eternos pensamientos dispersados pero suelen esconderse.
Del silencio tengo calma y regocijo.
Ellos en mi, un gran refugio…

© Silvia García Sandoval