Resultado de imagen para imagenes de cuadros clásicos de amantes indiferentes

No sé aún, cómo aman los adultos
Sin temor y sin desasosiego
Aceptando la vida como llega
Amando de un modo pasajero.
Vivo etérea, desfasada en el  tiempo,
Enamorada de un amor ideal,
Que nunca encuentro, fiebre eterna
Que me niega la paz en la mirada.
Soy torrente de julio, ave dañada
En vuelo fatigado, sin nunca sus alas
Desdoblar.  No he sabido de amor
En paz entera,  si por paz se define
El abandono  y aceptarme sin riego
Y sin abono.  Yo no entiendo el amor
De los adultos, en control de temor,
Sin sobresalto; no comprendo de amor
En lejanía, mutilado, sin aliento
Que depende del único sustento
Que la letra le acerca con un beso.
Hay mil modos de amar en la distancia,
Un te quiero a destiempo no te alcanza,
Es semilla que, vana, no germina
Y se pierde en un campo sin labranza.
El cariño sin fe es destemplanza
Flama ardiente que sola se consume,
Apaga el sentimiento y pasa a la razón.
Y por supervivencia  precisa del olvido.
En mis versos de amor, corre mi esencia
Tan clara como grito de conciencia.
En que fluye sincero el sentimiento
Es su rostro, el embrujo que proviene
Del alma de aquel que me enamora.
No entiendo de ejercicios literarios,
Siendo así, me corrompe y descoloca.
Abre surcos de siembra  malograda
Y mi alma acaba segada en su temeridad.
Me niego a amar, a pensar como hacen,
Los adultos. Mi amor aún es primavera,
Asombro, Ilusión, primera entrega.
Tal vez no existe. Por eso, no… llega.

Yolanda Arias Forteza

Agosto 7, 2017, 12:20 hrs.