Despierto,
otra vez la vida,
soplo de labios
cenizas que cubren
mi ser lleno de silencios
que piden ser escuchados,
cementerios de amor
de perdones tardíos
ojos llorosos
secas las hojas
tapizan el suelo,
puños apretados
contenidos,
sonrisas muertas
en vida,
árboles en desamparo
pájaros emigrando,
aromas a nardos y cirios
palabras ocultas
olvidos buscados
callada música
se escucha
mientras yo,
veo al infinito
¿que es esto?
¿vivo muriendo?
breve eternidad,
aquí la grandeza
es nada
es aliento perdido
que devora la tierra…

© Silvia García Sandoval