peditos

Ansiosas de alcanzar bello sonido,
condensan las esencias en aroma,
soñando libertad…cual la paloma,
el gas, en nuestro cuerpo retenido.

Comprimen hasta tétrico bramido,
reprimiendo momento inapropiado,
esta furia en metano, condensado,
pretendiendo estallar el comprimido.

Desata la tormenta en sus rigores
un ciclón mal oliente, huracanado,
que asesina el aroma de las flores,

torpedo con honores de pecado
y alivio abdominal de los dolores,
del pedo reprimido.. y descarado.

Autor: José Salas Salas
Barcelona 23-07-13 (Es)
Foto. De Internet.