Hermano de mi misma sangre.
¿Que te paso con la tuya?,
a tantos corazones hermosos,
los dañaste de por vida.
de sangre en sangre vas
como el mar de en ola en ola
la amapola de mi sangre
la tiñeron de nube enfurecida
y me dieron de mamar el virus homicida.
Mi mente esta perseguida…
mi costado se queja,
leves dardos de mi pecho,
–angustia¿Que nos han hecho?.
¡Ay, sangre trepadora?,
sentencias a todas horas
el yunque de la mente
aguanta vigilante…
el rostro lívido entristecido
solo con dolor y queja,
deja el rió de las venas
viajando al horizonte.
¡Seremos libres, de miradas múltiples!
Renacerán los campos,
el buen trigo y grandes valles…

© Matilde Folgoso Bravo.