Y me pregunto que es lo que
me tiene sin paz
si la idea de manos sin dueño
que escaven a fondo mi gana
indiferente sea el medio

Si una especie de hambre que no quiero
al centro del estomago
desoída
calculadora, despiadada, de los años
en doble dirección

O si sea el moverme lenta
girándote entorno
con la ansiedad de la meta inesperada

Remolino que sale de la arepa

Envolviendo de un olor preciso
marcando de manos, con un preciso nombre,
a cual abrirme obscena

Marcando mis confines
de precisos hedores explotados
de la sacudida del vientre

Y quiero sentirme territorio
donde pisar pasos dobles
en total perfección
sobre ese ritmo amado
creador de este pensamiento

© Gloria Lucia Castrillon