Agua Sal, Mujer

Yo sea aquella que imagina
que haya viajado días, noches
tras amorosas costumbres visibles
en unos ojos de otoño,

tras un pacto de plumón de ave
mientras escribiera versos
en maltratada escribanía
para ángeles con pies a la tierra ingrata.

¿Donde acaso se cobijan?
¿Bajo plata olas de la luna?
¿Donde acaso el tiempo
me haya mordido?

Las carnes entre el polvo
mundano de gestos en engaños,
al tiempo de engalanadas
coronas de azafranes flores,
visten mi frente con ungüentos florales…

quisiera por una vez indoblegable
desde este otro lado
llamado, denominado, ¡Hombre!
cargado a mis espaldas,

con aromáticos membrillos,
jugosas uvas, manzanas y
pan de centenos, de tiempos remotos
sin una edad.

doblegar el tesón del tiempo,
abrazar las salinas, el espeso terrón
de la labriega espesa tierra arcilla
donde germinan las semillas,

donde ofrezco trocitos de mi alma
a un atroz infinito prisma de tristezas,
entre biseles de colores visibles
en un cuerpo de mujer único,

donde acaso la floresta árida,
humilde en el polvo del caminar
convierta a este en un azul cálido…

pues nuestra piel de mujer
sean pétalos que manos artesanas
con un aliento fresco de vida
nos dieran mil formas amorosas.

Cubriendo cada estambre en monolito de memoria,
tintando cada una nuestra piel
de seda con aceites olorosos únicos,
cada belleza sublime estuchada en terciopelos

de distintos cielos entre abiertas aguas
sin orillas oceánicas, lucradas, olorosas
maderas nobles de ortográficas sangres
en nuevas estaciones creadas,

somos paridas con bendecido útero salino
entre flotantes aguas de plumas.

Azules estrofas en el lenguaje
del supremo arquitecto que nos dibujó.

Nervioso mar con lirica sinfónica
en la frondosidad de fresca sombra compañera
donde no me atreva en este mes de abril
a preguntar a mí conciencia con espinosa premura.

Inquebrantables tactos de manos abrasadoras
¿Acaso pueda yo tocar mis inflamados sueños?
¿La guarida de cada una de nuestras soñadas mañanas?
¡Puesto en estos haya sentimientos!

Bondad de largos inviernos carbonizados
caricias de elementales razonamientos cristalinos,
donde emergentes ríos entre nuestras piernas
desembocan a frescas orillas

de irisados espejos de un viaje ilimitado
al mar de nuestros ojos,
acaso donde la magia de las olas
escriben nuestra historia latente

entre versos con una cadencia
de paz, donde la luna baila
con el mar en una inspiración arábica,
que acaso encontrara una razón para amar

en nívea inmensidad soñada
sueño entre acariciadas olas de estrellas,
sueño marino en un latido femenino,
de arenas iluminadas por el ardiente faro.

Donde acaso encontrada lágrima
estrella de nuestro firmamento
de sal y aguas, sean, son
caricias fundidas en nuestros labios…

mientras desbocado viento
como inquieto joven potro
juega con nuestro pelo
suspira encerrado ese mar, en su lucernario

frente al acantilado mutilado
frente a nuestras piernas de mujer
queriendo coronarnos de bravas espumas
con vehemencias tales,

¿Que acaso, sean sonetos contagiados
en noches de silencios callados?
Mientras salpicadas olas
llaman insistentes al cristal

de nuestra rota ventana,
pues sus salobres aguas mil
quieran embarazarnos
bajo añil cielo.

Ceñidas en verde prado de remanso brillo,
sangres que recorren venas
son precisos latidos de nuestro pecho.

¿Acaso “Dios” recreado en una lagrima?

No somos olvidos entre tristes escombros
del paraíso vencido.

Ni quimeras cargadas a una espalda,
en una heredad siempre tranquila,
donde se cultivan resplandecientes
sosegados soles
frente a oráculos, ni tan siquiera,

empoderado regocijo de placida quietud
nunca nos perdemos entre crujías
de sombras estivales de una tarde
donde acaso se abrasa nuestra sepultura,

¿De roja rosa latente?

No somos
fuente seca, suspendido aire pesado
de una fosa de recio porte
entre callados dolientes silencios vuestros machistas,

donde un aire acaso de malvasía
entre blanco aliento,
duerma, repose
en larga ufana paz, en vuestros abrazos.

Donde la mañana temprana
de aquel rincón
con tantas noches de insomnios
nos crujan los huesos entre dos veranos.

Mutismo vacío, ermitaño de mañanas
atiborradas de filosofías devoradas
en granos grumosos del vivir de un tiempo,
¿Donde acaso nada sepa?

Pues cierto sea siempre haya
imbéciles…
cerca de nuestra piel,
de nuestra bendecida vida,
donde el gran arquitecto
nos diera aliento a nuestras carnes de barro
entre encendidos inviernos.

Somos florales lozanías sin penas
donde nuestras caderas primaveras,
desatan azules hielos en luz de días
sin sombras mancilladas,

sin un báculo, sin mancha angustiada
como mar de dulce grieta perfumada,
entre sosegadas caricias,
siempre son dulces sueños.

Vuelo grácil de la libélula,
mientras amamantamos hijos
entre sosegadas historias de Namibia,
son frías mañanas de nieblas hostiles,

escasa visibilidad de lluvias ancestrales,
furibundas ráfagas hurañas de racheados vientos,
acompañadas de compañeras tormentas
en noche de herejías aquí en la tierra.

¿Donde acaso se fabriquen tristezas?
Entre ternuras sorprendidas de ignorancias latentes,
mientras abrazamos cuerpos únicos
de niños con brazos y piernas

colgados de un amanecer curvo
donde solo sea un doliente floreciente,
frente a nuestras casas de cera
donde cultivamos flores erráticas,

flores metálicas, mediáticas por, para aquellos
que se alegraron cuando nos dejaron
embarazadas, aun a riesgo de nuestras vidas,

no somos flores, no somos las lágrimas brotadas
de nuestros ojos, que en pantanos
se convirtieran,

por aquellos que a lo largo de nuestra existencia,

nos escupieron, nos desnudaron,
nos violaron la razón, el alma y el cuerpo de barro y sal.

Por ello sea cerca de nuestra piel pida yo hoy,
flores nuevas por este nuevo día
curvo que amaneciera
ofreciendo un gracias a la vida…

cuando yo, día a día, me levanto de un fango de petróleos
con mis hundidos hombros desconsolados
desde el patio de mi casa,
con palabras hirientes brotadas de mis ojos,

donde un aire enraizado en mi dolor de mujer,
con negro inquieto océano en mi cuna
sangra dunas que bebemos
como sedienta boca de pez,

no seamos llevadas a un exilio de nostalgias
de sueños, donde la nieve muere
se desvanece entre evanescentes ópalos,
tras la vida sedienta de tembladas caídas calles,

donde enraíza la encima de un ocaso, ¡Seamos mujer!
Puesto no soy un rol que se cuestiona,
una posibilidad expandida
ni un ligero polvo de estrellas,

tan siquiera soy un movimiento
en tu inquietud,
un miedo en el grito de tú voz,
¡Yo soy un ser imperfecto!
Nacida de un prometido vientre,
y no, no vine solo a parir vida
hijos de tus miedos.

¡Soy mujer y alzo levanto mi voz!

No soy tan solo un vientre abultado
ni tan siquiera una ardorosa llaga
con un clítoris en mi cuerpo de mujer,
puesto ser mujer, no sea un problema,

no soy unos bellos ojos, un bonito pelo,
unas tetas, el descanso del guerrero,
ni tan siquiera una condición
para tu hombría,
¡Puesto tú! No seas mi “Dios”

no me rijas pues, por tus códigos machistas,
violentos, desiguales
de dobles juegos morales,
con los cuales hagas míos tus problemas,

para tus justificaciones y celebradas palizas
con falta de escrúpulos e injusticia machista
de festivas agresiones entre grande falta de virtud.

Puesto las niñas vestidas de rosa
no sean más frágiles…

Ni los niños vestidos de azul
sean más rudos…

tan solo lo sea el puño de fuego en la cara,
la herida mal cerrada con sal en el alma
los callados aclamados silencios
aplaudidos, celebrados por la sociedad
cierra ojos y oídos.

“Escrito, pensado, por, para todas aquellas mujeres sufren violencias”
“Dedicado a mi hija Mª Amparo”

Autor: José Manuel Martínez.

Cada comentario es un cariño, con tu opinión das impulso al motor que mueve esta nave… ¿No ves tu comentario? ¡Espera estamos valorando si realmente es un cariño. …¡¡¡Gracias por la visita, gracias por el impulso…y sobre todo por el cariño!!!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s