AMISTAD EGOÍSTA

Querida amiga, de la juventud, de la madurez, cuantas veces, aquí en la misma cafetería, donde de jóvenes quedábamos, para tomarnos ese granizado de horchata, que estaba delicioso, mientras tanto nos podíamos al día de nuestros movimientos de cada día.
Los días pasaban entre risas y porque no corrían los chismes de otras amigas que no nos parecía bien como sus caminos habían cambiado por el paso del tiempo, hay amiga, nosotras no imaginábamos, que a nosotras también nos pasaría.
De un tiempo a esta parte, te notaba rara, como desquiciada, nerviosa siempre, ponía cualquier excusa para no quedar a ese café de cada viernes, te preguntaba ¿qué te pasa? ¿Tienes algún problema? Que te tiene tan distanciada, un día que si los niños, que si el trabajo, que si médicos, cada vez más difícil quedar.
La duda me atormentaba, seria alguna frase mal interpretada, que hubiera dicho yo, el desasosiego no me dejaba dejar de pensar en tu problema conmigo, para no quedar a nuestro café, después de media vida juntas.
Decidí espiarte, sabía que no estaba bien, como podía espiarte, yo tu amiga del alma, pero yo quería seguir viéndote cada semana, una tarde, te vi, bien arreglada, ¿donde iras amiga, tan guapa?
Te seguí, desde la distancia, vi a un hombre alto, bien parecido, te acercaste a él, os saludasteis con un beso, ahora comprendía, porque los cafés se acabaron, tenias un amante, y eso no podías remediarlo, el tiempo de nuestro café y afianzar nuestra amistad, lo dedicabas a tu caballero misterioso para mí.
Te llamo por teléfono, te dije que te había visto con él, te dije que podías haber confiado en mí, tu respuesta fue escueta: no tenías derecho a espiarme y menos a criticarme, colgaste.
Ahí se acababa nuestra amistad, llore días y noches, hasta que me di cuenta, que no era amistad verdadera, tan solo era amistad momentaria, que gran pena me inunda desde ese día, hay amiga cuanto te echo de menos, tan solo queda decirte: aquí estaré cuando me necesites, no soy rencorosa y sabré perdonarte, porque para mí sigues siendo mi amiga del alma.

© Manoli Martin Ruiz

5 comentarios en “AMISTAD EGOÍSTA

  1. Amigas, amigos… van y vienen. Es difícil comprender de qué manera se van quedando en el camino amistades que pensamos serían para siempre. Eventos, todos diferentes propician los cambios. Creo, firmemente que las personas llegan y se van de nuestra vida, cuando así corresponde… Un abrazo, Manoli

Cada comentario es un cariño, con tu opinión das impulso al motor que mueve esta nave… ¿No ves tu comentario? ¡Espera estamos valorando si realmente es un cariño. …¡¡¡Gracias por la visita, gracias por el impulso…y sobre todo por el cariño!!!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s