Para Vosotras, Amigas Mías,
Para vosotras que rodeándoos
entre los fantasmas
de un pasado ingrato
atravesáis
la vida sobre un duro adoquinado
¡Yo estaré!,
para vosotras que ondeando
vuestros cabellos al viento
ilumináis el rostro del sonido
con voz amiga,
mientras perseguís
con los deseos en los ojos
un futuro siempre incierto,
¡Yo estaré!,
para vosotras que el rigor
de un pensamiento a tres
extendéis el animo en la tibieza
de una flébil mirada,
regalarme esta tarde una sonrisa,
para que, secando una lagrima,
yo pueda encontrar
a vuestro lado la luz mía.

Están aquí, y llegan sus palabras
Como brisa de abril a consolarme.
Las penas que en dolerse en mi
Persisten, en poesías se diluyen
Y en el sonido de su acento, encuentran
Una senda de paz que me enamora.
Extiéndanme su mano, que mantiene
En equilibrio el precario puente
Que sostiene el vulnerable paso
De la vida. En esa incertidumbre
En que el futuro semeja humo azul
Filtrándose entre ramas de bosques
En que medro a veces, en temores.
Si en soledad alguna vez, se hallaran,
Mi mano en levedad yo les daría
Y fuerza entre los tres también habría
A sostener en andas a otra alma
Que necesitada fuese de alegría.
Ni llanto ni pesar abatiría, la cadena
De amor que ya nos une, ella, tú, yo.
Los tres un día, en ronda de amistad
En tiempo sin final, nos ataría.

Los azares singulares de un día, nos unió a los tres
en diferentes circunstancias,
y por aquí vamos siguiendo ese mismo caminar
dónde siempre estáis pendientes
el día a día, vamos compartiendo nuestras vivencias
con las esencias del vivir continuo,
ese que se viste de letras y descifran sentimientos
¡También, estaré ahí, para los dos!
Mí melena un día corté, y ya no la dejé crecer más
sin embargo, otras cosas pude encontrar
en mi largo caminar
unas luces que irradian esos destellos atrevidos,
al viento del centro le llegó la brisa cálida del oeste
el amigo que está ahí todos los días,
eres la voz que calma tempestades
me agrada tenerte justo al lado
para enseñarme muchas cosas más interesantes,
¡También, estaré ahí, para los dos!
A veces olvido cómo es la vida
y, los dos me ayudáis a verla distinta
cada contorno que me acercáis,
hace vibrar mi sentir.
Somos el Trío de la Diversidad,
nos complementamos a la perfección
sin ser nuestra amistad presencial,
quizás quién lo sabe,
un día podremos vernos de frente
ese alcance que tenemos, tú, él y yo,
Veremos ese punto sin igual, el qué
aún, nos unirá mucho más todavía.
Y, en ésta noche de hoy fresquita,
te regalo una esa agradable sonrisa
que deseas tener
sin necesidad de secarte ni una sola lágrima
y por supuesto, a nuestra vera… podrás hallar
esa paz y luminosidad,
que deseas encontrar, siempre…

© Mía Pemán, Yolanda Arias Forteza y Greg D.