El aprendizaje radica exactamente en su ejecución.
El acumulo de conocimientos en si mismo,
como libros hacinados en una estantería
no conlleva más que posesión.
Más allá de loadas filantropías,
de nada vale amar, si no se ejerce.

I.S.M. 9 de junio de 2017

© Isabel Suárez Mtnez- Cruz