Vacías
mis manos caen
en un mar
de soledad y angustias
cuando te buscan
en la inexistencia diáfana
de un amor
que se rehúsa a amar.

© Hergue Azul.