Escucha
quiero que entiendas
que camino a ciegas;
pero sin vendas,
con los ojos del alma,
la cabeza alta
y la mirada limpia.
Que no te juzgo
por tu cara linda,
ni por cuanto
ganas,
porque el dinero
me importa
una puta mierda.
Te juzgo
por como hablas
de mi, conmigo
y a mis espaldas…
Por como te das
a los demás
si algo les falta,
por como te comportas
entre palomas blancas
y entre águilas,
ante las máscaras
con tu máscara …
Por como caminas
entre la mugre
y la mierda
sin enlodar tu alma,
por como escuchas
el canto de las lágrimas,
por como ríes,
por como bailas…
Por como rozas
tus palmas
con mis palmas,
por como acaricias
con tu voz mi alma.

© Hergue Azul.