Perdido en el asombro cotidiano
va dejándote perplejo lo inmaduro,
cuando mono, con ínfula humano
la mente se le nubla, al inseguro.

Con dos rayas dibujadas en el suelo,
trazadas como imagen de los padres
pisabas provocando, a otro mozuelo
y a tortas acababan sus desmadres.

Con algo parecido… con un trapo,
insuflan en la mente, tanto orgullo,
realzando los valores del guiñapo
a la guerra te arrastran por capullo.

Manejan estos hilos los chamanes,
con himnos y banderas alentando
y se matan los pobres ganapanes
sus torpes argumentos enfrentando.

Recuerde nuestro mono genocida,
que tiene media fauna exterminada
ostentando en su gloria… fratricida,
total de propia especie, rematada.

Aquellos que homófobos, se sientan
que miren interior de su conciencia,
mediten, que camelo les presentan
o Dios, le esta nublando inteligencia.

La bruma distorsiona… realidades,
en mentes más obtusas o cerradas,
confirmando ficción como verdades
que jamás estuvieron contrastadas.

En Edén… no comió conocimiento,
este sapiens, gregario y petulante,
carente de cordura y fundamento,
tan presto al genocidio… delirante.

El hombre, mono único en la tierra,
que mide en realidades las ficciones,
capaz por unas rayas hacer guerra,
creyendo ser los padres, dos rayones.

Autor: José Salas Salas
Barcelona 02-06-15 (Es)
Foto: De mi colección.