quijote

Paseaba don Quijote por la Mancha,
montado en su Rocín por la llanura,
recorriendo en su hidalga calentura
las tierras del felón, de manga ancha.

Observa en su locura una avalancha
que nubla en sin razón, a su aventura
y contempla ese trilero… en espesura,
que bracea en demanda de revancha.

La hermosa Dulcinea, en su Toboso,
alimenta por la corte unos marranos,
que bullen en la cuadra escandalosos

engordando, esos lacones soberanos
de unos untos, suculentos y sabrosos,
que adosan a sus carnes los marianos.

Autor: José Salas Salas
Barcelona 03-06-17 (Es)
Foto: De Internet.