Pausados los recuerdos amanecen
cuando el alba despierta mi persona,
que se asoma perezosa y remolona
al linde, que los sueños desvanecen.

Pensamientos en bruma reaparecen,
al difuso alborear, que presto asoma,
cuando el lánguido arrullo de paloma,
con sus notas los sueños estremecen.

Lentamente se alumbran esperanzas,
que abriendo el horizonte del camino
me acercan alentando… lontananzas

que marcan la vereda hacia destino
y forjando en firmeza las andanzas,
nos acercan lo humano… a lo divino.

Autor: José Salas Salas
Barcelona 29-05-14 (Es)
Foto: De Internet.