Con la misma torpeza del pasado,
que el eje de universo era la tierra
se lanza el Cañizares, a la sierra
con nueva teología, del retrasado.

La vara de medir de este prelado
será la que reciba un alma perra,
cuando juicio final, en esta guerra
lo mande a los infiernos por tarado.

Los odios que destila el troglodita
servidos de chupito en su homilía,
destapa la versión, de una maldita

costumbre social, que a bien tenía
la ofrenda de un tarado margarita
a medrar por la iglesia todo el día.

Autor: José Salas Salas.
Barcelona 31-05-16 (Es)
Foto: De Internet.