En el agridulce instante de una sonrisa
en el latir de un impulso enamorado
en las sombras de algún sueño del pasado
en el instante de una la lágrima…nosotros.

En la búsqueda de la libertad arrebatada
sueñan las palabras
¡como si pudiera! posarse en tus labios
como si giraran la vida…a un eterno sentimiento.

¡Como si todo fuera! un campo de amapolas
en su sencillez de intensa y roja sangre
desafiando al viento, sin quebrarse
a las horas, mirando al sol sin marchitarse.

A ti o a mí suspirando, quizás buscando
el último resquicio de tu mirada
o el oculto temblar de tu piel
¡como si me recordara!…

Y te sigo buscando por esos horizontes
que el tiempo borró
te sigo buscando en ese rincón de mi memoria
donde todo sigue intacto…

TU amor y el mío…la luna abrazando nuestros cuerpos
en ese te quiero, que sigue intacto en nuestro lecho
la pasión que se ha robado al silencio
y en esa locura, que hoy acompaña mi tiempo.

Agridulce el instante que perdura en mi rostro
como una lágrima callada, que resbal
por cada beso que mis labios dejabas
por cada latido que aun te extraña.

¡Me gustaría tanto amarte!…que me amaras
si los sueños no se quedaran en palabras
y el recuerdo…en el énfasis de un te quiero
que llevo tatuado en el alma…
con tú nombre…y el fuego prendido en la mirada.

Como si el amor fuera tan sencillo… ¡como amarte!…mientras te quiero
¡sin saber! si el amor existe, o tan solo sea mí sueño por conquistar.

© María Luisa Blanco