Bajo el álamo

Aquel, que escuchara mis penas
y quebrantos
el, con su rica sombra
y sutil aroma
esa tarde despejó mi mente,
desató suavemente
con su abrazar pausado
mis iras y corajes enraizados
en un corazón contrito,
me guarecí bajo sus brazos
buscando protección y alivio,
de una quebrada rama
es fácil hacer leña,
pero con la magia
que irradia mi propia vida dolida
cual ave desplumada,
recuperé mi vuelo
lento, tímido
pero insistente,
único, mío,
sólo mío…

© Silvia García Sandoval

4 comentarios en “Bajo el álamo

Cada comentario es un cariño, con tu opinión das impulso al motor que mueve esta nave… ¿No ves tu comentario? ¡Espera estamos valorando si realmente es un cariño. …¡¡¡Gracias por la visita, gracias por el impulso…y sobre todo por el cariño!!!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s