Dime si me puedo aventurar en tus sueños cada vez que duermas.

En aquellos en los que no hay infiernos que arden en llamas; sino en paraísos ardiendo en pasión.

Será un hechizo que, para cuando despertases, los sueños se hagan una auténtica realidad, repleta de historias para no dormir.

© María Garcia Garaiandia.