Besos robados.
Besos que desean ser robados.
Besos de mil clases, y de los que se dan con clase.
Bajo el silencio, besos a media luz, que alternan pecados.
Pecados que llevan al alba; apaciguan la taquicardia y amansan las fieras de
cada noche.

María García Garaiandia