cerezas_2

Mi amiga del alma, que lo es en verdad,

Irradia estos días una alegre y muy feliz

Sonrisa, cuando a su huerta baja cada mañana. Pues ve cómo

 

Crecen y crecen cada día, madurando y casi a punto ya, unas

Espectaculares y jóvenes cerezas que, de unos cerezos suyos,

Rompiendo el equilibrio de sus ramas, se

Expanden, muy orondas y bellas ellas; como

Zarzamoras colmadas de dulces moras, que

Otean felices la mañana un tanto enmarañada,

Sabiéndose fruta rica, exquisita y apetitosa.

© J. Javier Terán