Cada 14 de mayo
Celebramos el comienzo
En que pintamos un tallo
De nuestra vida en el lienzo

El cuadro se fue poblando
De otros muchos elementos
Como cuatro monumentos
Que a la vida fuimos dando

Luego pintamos colegios
Preparación a la vida
El arma de hallar comida
Interpretamos arpegios

Luego añadimos empresas
Para resolver trabajos
Cada cual se fue a sus tajos
Sus vidas quedaron presas

Pero no fue suficiente
Con este aditamento
Luego llegó el complemento
Que produjo el aliciente

Cada uno de nuestros tallos
Aunque sea en otras fechas
También abrieron sus brechas
En sus catorces de mayos

Y comenzaron saliendo
Pintando sus propias telas
Esto no son bagatelas
Son nuestros nietos viviendo

Por padres así empezamos
Y nos hicieron abuelos
Los dos hayamos consuelos
De las ausencias, ¡tardamos!

© Antonio Sánchez-Gil