Nacimos de un pensamiento.
Somos seres pensamiento,
De un sueño desocupado
Y de algún divertimento
O un anhelo alucinado
Desaguisado fermento
De la ebullición perversa
De algún universo inquieto.
Fruto del ángulo obtuso
De una estrella que revienta
O somos el resultado
De una esperanza, sin meta.
Algo somos, no sé qué
Pero estamos y seguimos
y sentimos y vivimos,
sin saber bien, para qué.
Yo te he pensado en silencios
En pálidas tardes quietas
En huracán y tornado
Como un dios en trueno, airado
Como una tarde de mayo
Te he imaginado en las tardes
De ocasos anaranjados,
Entreverados de tintos
Y amarillos desgastados
En las noches te he besado
Imaginándote llama,
En mi mente, llamarada
Que tu aliento has adentrado
Entrando mi cuerpo al tuyo
A ti, sonriendo conmigo
Te imagino pensamiento
Y pensamiento te tengo
En un beso constreñido
A mis labios a mi cuerpo
Pensamiento eres, deseo
En el que por fin te encuentro
Pensando  que soy amada,
Dentro de, otro… pensamiento.

Yolanda Arias Forteza

Marzo 14, 2017, 10:45 hrs.