He salido a pasear los mis dolores
haciendo de mis pasos malabares,
al ritmo que marcaban las lumbares
trinando cómo un par de ruiseñores.

Estas cosas de viejos, o mayores,
que llueven sin aviso en los ijares,
nos dejan bien molidos los pilares
y altera su presencia los humores.

Se siente malestar por todas partes
y su efecto se mezcla… confundido,
haciendo maravillas de unas artes,

que sufre mi esqueleto… resentido,
unas veces por lunes y otras martes,
el caso como siempre, estar molido.

Autor: José Salas Salas
Barcelona 19-05-16 (Es)
Foto: De mi colección.