Surgen y pasan, escépticos, extraños,
se reubican,
con la diligencia del sentido común
y la indulgencia.
Se quedan deambulando en ese limbo
donde va a parar lo que no crece,
insuficientes, complejos, indecibles,
asumidos como abortos silenciados.
Surgen, pasan y nos dejan pequeñas
y curiosas cicatrices.

I.S.M 8 de mayo de 2017

© Isabel Suárez Mtnez- Cruz