17883573_10209197899767098_8969381859334631695_n

Mirando tu foto yo besé tus sienes
y fueron las yemas de mis dedos
las que recorrieron tus labios, también.
Te toqué la frente, las mejillas fueron,
delicia que vaga silente rozando la piel
en tu rostro ausente; más, no me detiene
Que esté sin calor, yo le infundo vida
y al tacto responde en tibio temblor.
Por eso, te beso, por saber qué sientes
te rozan mis labios, tuyos  en mi  mente.
¡En temeridad!
Aún, no te has marchado la muerte
ha acercado tu energía a mi sed,
ahora estás más cerca, cada noche
vienes al amanecer, acunas mi cuerpo
en la calidez de una honda ternura.
Si vivo de noche, y te vuelvo a ver,
obliga en el día que duerma,
en tareas supinas que semejan sueños
que durante las noches debiera tener.
Vigilia de ensueño, amor encriptado
En letras de amor, en versos osados
que sólo yo entiendo, recurro en la duda
que agobia mi alma si en algún momento
la tuya habrá de entender. Por eso, te beso.
Por saber qué piensas, miro tu retrato,
el alma en los ojos te besa, también.

Yolanda Arias Forteza

Febrero 16, 2015, 1:40 hrs.