El error permanente en los “peperos”
no es, abunden ladrones y tramposos,
el yerro está en hacerse los graciosos
al tratar de encubrir… a unos rateros.

Pretendiendo ocultar los bucaneros
se cubrieron los hechos más dolosos,
manteniendo a chorizos deshonrosos
de una trama corrupta… de cuatreros.

Llegando con su celo en encubierta
a nombrar como afines… los fiscales
se busca que la causa, nazca muerta

durmiendo o diluyendo unas fecales,
cuando queda probada, por lo cierta,
que hacéis la tapadera, a los ” Penales”.

Autor: José Salas Salas.
Barcelona 02-05-17 (Es)
Foto: De Internet.