Se acerca al confesionario
una hermosa… jovencita
observando en la pocita
su buena amiga Sagrario,

sus manos, cual relicario
lavando en agua bendita
y preguntó a su amiguita,
la razón de este calvario.

Las pajillas… de costumbre
con mi novio, en su turismo.
No insistas en el herrumbre

si ha confesarme el mismo,
por penitencia y costumbre
después hago el gargarismo.

Autor:- José Salas Salas
Barcelona 01-05-15 (Es)
Foto: De Internet.