Y pugnaban por brotar de nuevo,
blancos y obstinados,
un ejército de lirios en mi pecho,
como si no hubiese otro campo
donde nacer, y mi alma,
mi alma fuese aún terreno fértil.

I.S.M 26 de abril de 2017

© Isabel Suárez Mtnez- Cruz