Manitoulin Island, Ontario... <3:

Eran tantas las sin certezas, qué
se salieron con el permiso
no dado, apresuradamente
las incertidumbres eran lejanas,
ajustadas a un canon inventado.

Desiertos causaron estragos, más
no siempre anduvieron alistados,
atrapadas las omisiones indebles
ya ni se dieron la vez, fueron
injustificados los desdenes.

Servicios a contra corriente, listos
abusaron de nudos en gargantas,
tres y cuatro… y hasta ocho o diez
salieron despavoridos, alertando
insensateces descaradas y hartadas.

Abecedarios corrieron largos
y veloces autovías llenas de crear,
se congelaron
destinos inoportunos
desprovistos de buena fe y sangre,
destornilladores salieron al paso
tratando a toda prisa, restablecer
palabrerías de mal agüero…
y volverlas a las composturas,
con el arraigo del antecesor avaro.

Sólo lograron conseguir, subir
peldaños, de grandeza inservible
y los años, pasando fueron
las grandes zancadas,
a coces dadas… resistieron
cuando vieron llegar, al lobo feroz.

Todo mal hecho a conciencia…
sabe regresar al cubil, donde salió.

Por eso mismo, las sin razones aparentes
nunca se destapan a rienda suelta,
cuando aletargados esos seres insolentes
despotrican sin ser vistos, más los sentidos
escuchan sin que se les perciba una pizca de bondad,
tienen escondidos los pensamientos bajo siete llaves
y abren sus puertecillas, bajo el mandato
del dolmen de mayor usanza, el qué acero lleva en su haber
y ni el frío hielo puede hacer una incursión, sin su permiso.

Palencia, viernes 21 abril 2017.
Poema n18/2017
©Mía Pemán