Con ingenio a manga ancha
nuestro Cervantes.. poeta,
en un lugar de la Mancha
trajo al mundo

un majareta.

Dio a la Mancha caballero
cabalgando sus locuras,
sosteniendo pendenciero
las más dispares diabluras.

Fue un Quijano de opereta
sin descanso… ni reposo,
perdiendo hasta la chaveta
por Dulcinea del Toboso.

En sus sueños la porquera
se transformó en Dulcinea,
no es dislate cualesquiera
del sin techo, en la azotea.

Enderezar los entuertos
persiguia…en su caminar
y sembró con desaciertos
la Mancha en su cabalgar.

Desde entonces la meseta
nos recuerda a Rocinante,
porque escuálida… peseta
es ambición del mangante.

Paradojas de un destino
al don Miguel… emulando,
se les pierde en el camino
lo que otros van pagando.

La moral de manga ancha
hacia el doblón o doblones,
hasta en la bedita Mancha
nos florecen… los ladrones

Nos florecen… los ladrones
emulando al gran Cervantes,
mangante de los doblones
de los monarcas reinantes.

Autor: José Salas Salas
Barcelona 22-04-16 (Es)
Foto: De Internet