Hilos finos, transparentes
gota a gota acumulando,
los regatos del sumando


en sus prístinas corrientes.

Desde las altas colinas
con puras aguas desata,
las finas hebras de plata
que funden nieves alpinas.

Formando van cataratas
las aguas que serpentean,
que risueñas… regatean
saltando entre las paratas.

Con su curso atropellado
desciende por la ladera
esta brava… torrentera,
del Mulhacen entronado.

Un río Chico transparente
de cristalina… hermosura,
nos despeña su frescura
desde una cima imponente.

En su mesón, don Joaquín
con estas aguas en lucha
viva mantiene esa trucha
que nos ofrece en festín.

Hace el amigo, un cabrito,
con tanto mimo y primor,
que comerlo es un amor,
que recomendar permito.

Este Trevelez, precioso,
queda tan cerca del cielo
que se toca desde el suelo
lo divino…. en lo dichoso.

La acogida en este edén
es de atención proverbial
en Pepe Alvarez, Hostal,
te atienden…requetebién.

Y no se olvide el viajero
entre otras emociones,
cata darle a los jamones
de este noble secadero.

All fin las agua… de plata
de su caudal transparente
se suman a otra corriente
del Trevelez más bravata.

Con mi afecto para todos los treveleños y en
especial a los amigos Joaquin y Pepe Alvarez.

Autor: José Salas Salas
Barcelona 21-04-14.(Es)
Foto: De Internet.