Un día como hoy, (éste que elegiste para marchar y desde entonces) solía escribirte poemas desgarrados, dolidos, llenos de la mayor rabia acumulable y posible.
Pero ya no será. No sé cómo te las has arreglado para hacerme saber que no te has ido.
Estás.
Desde el patio de al lado me haces los mismos guiños.
Hoy sólo te diría que te quiero, pero eso ya lo sabes.

I.S.M. 16 de abril de 2017

© Isabel Suárez Mtnez- Cruz