No esperes generoso sea contigo
quien abusa en reparto a la sazón,
por más que nos insista machacón
sus tratos favorables como amigo.

Controla en el avaro este castigo
vigilando de cerca esa ambición,
que en tirano, justicia o corazón,
son virtudes ausentes, ya te digo.

Oculta su intención todo ambicioso
que disfraza entre.. nobles ideales
y amparado en principio pernicioso,

nos vende por virtudes, las letales
para dar en llegado a poderoso
carencias en copiosos manantiales.

Cebada por quintales,
al rabo de una burra, que revienta
le sirve el poderoso a la jumenta.

Foto: De Internet.

© José Salas Salas