El impulso contengo, tan preciso
y el ímpetu refreno con tal gana,
que casi le supero en la galbana
al mismo don Mariano, el indeciso.

Ajenos al esfuerzo, u compromiso
nos cansa despertar cada mañana,
que agotados entramos en semana
y el pensar nos derrenga, sin aviso.

Si esperan resolvamos los problemas
o minucias, que ocurren en sus lares
no se enteran ustedes de los temas,

las carencias que tengan sus hogares
son memeces, milongas y pamemas,
que no caben en grandes…divagares.

Foto: De Internet.

© José Salas Salas