Cuando la mar se encrespa, es la Albufera,
marjal de alegres trinos que deleita el alma,
espejito del Sol, lengua de arena,
entre juncos y arrozales las cigüeñuelas,
juguetean con sueños de caña y barro.

I.S.M.31 de marzo de 2017

© Isabel Suárez Mtnez- Cruz