Sé del buen amor
de flores y miradas,
de algunas serenatas
sé del buen romance
que existe en el quicio
de una puerta,
también fui bien amada
supe de glorias
y citas inesperadas
de besos limpios
¡sin más amor, que el amor!
tocar unas manos
blancas o morenas
bajo un viejo árbol
y un cielo estrellado
bajando mi mirada
ante unos ojos
oscuros o claros

Buen amor

¡Amé tanto, pero tanto!
canté todas las canciones
de miel y mil sabores
rompí corazones
en mi loca juventud
como todos, como nadie
¡cuánto me dieron!
recuerdos me colman
vivencias y rosas perfumadas
danzan en mi mente
aquel bendito ayer
que me hizo fuerte,
aquellos amores de
cigarro y menta
de globos y chocolates,
fui feliz, gracias a la inocencia,
cielos y soles
cobijaron mis abrazos
mis pocas palabras
mi escasa cultura
fue toda mi herencia,
y el amor que aún perdura,
ese amor que acompaña,
¡mis versos,
e inquietudes!
hechos del polvo que levantaron
mis pasos
por esta magia, llamada vida…

© Silvia García Sandoval